jueves, 7 de agosto de 2014

Relatos: El camión de los helados


Ya estamos en pleno verano y el calor ataca con fuerza. Es difícil sentarse y estrujarse el coco a tan altas temperaturas, pero el deber es el deber. Os dejo con otro relato breve para que no os entretengáis mucho en leerlo y disfrutéis de estos días de vacaciones para algunos. Antes de dejaros con él me gustaría recordaros que todavía sigo abierto a propuestas vuestras para poder realizar más "Challenge Me!", así que no dudéis en dejármelas en los comentarios.

"No sabía ni el cómo ni el porqué, pero una persona oculta bajo una larga gabardina le estaba persiguiendo. Corría lo más rápido que podía pero nunca lo dejaba atrás. Su perseguidor estaba al final de la calle y tenía una pistola en la mano. Trató de despistarlo metiéndose por callejones que conocía perfectamente, se había criado en aquel barrio y este no escondía secretos para él, pero era incapaz de conseguirlo. Dobló una esquina y observó en la lejanía el camión de helados que había visto aquella mañana, su melodía le reconfortó durante unos segundos hasta que el sonido de otro disparo le recordó que su vida corría peligro. Al parecer nadie se percataba de ello. Casi sin poder respirar alcanzó el camión y se acercó a la ventanilla del conductor. Se sorprendió al ver que era el cartero quién conducía el vehículo. Al ver que no se había percatado de su presencia comenzó a dar golpes en el cristal para llamar su atención. Un disparo destrozó los pequeños altavoces situados en el techo, interrumpiendo así la melodía, escuchando únicamente su respiración entrecortada. Se volvió hacia atrás y se encontró con su perseguidor plantado en mitad de la calle apuntándole. Sin pensárselo comenzó a correr entre los coches que circulaban por la carretera serpenteando entre ellos mientras las balas silbaban alrededor suyo impactando en ellos. Atravesó la carretera llegando a la calle principal. Se alegró al ver tanta gente en ella, pensó que conseguiría deshacerse de su perseguidor ahí. Mientras esquivaba una persona tras otra, una bala impactó en una mujer que caminaba a su lado derribándola, miró de reojo y observó como todo el mundo trataba de socorrerla ajena al peligro. Trató de huir por unas largas escaleras que utilizaba a menudo cuando volvía del trabajo. Comenzó a subirlas cuándo las piernas comenzaron a fallarle, el cansancio y un dolor inesperado hicieron que comenzara a bajar el ritmo. Se volvió y observó cómo su perseguidor se le acercaba a gran velocidad. Medio arrastrándose consiguió llegar a lo alto de las escaleras. La melodía del camión de helados volvía a escucharse, alzó la mirada y allí estaba el vehículo cómo si nada hubiera pasado unos segundos antes. Observó que la conductora era la mujer a quien acababan de disparar, tratando de evitar aquella imagen se ocultó en el interior de un bar. Estaba vacío, y era raro porque era el lugar más frecuentado del barrio, se adentró en el interior y observó cómo ni si quiera los dueños se encontraban allí, gritó pidiendo ayuda. No obtuvo respuesta por lo que cruzó la cocina y salió por una puerta trasera, dando a un pequeño callejón que no había visto nunca. Su única vía de escape era trepar por la valla de alambre que había al final por lo que corrió tan rápido cómo le permitieron sus piernas, parecía que el dolor había desaparecido, y su respiración había vuelto a la normalidad. Una vez se encontró frente a la alambrada observó horrorizado de que sería imposible pasar por encima debido a su altura. El sonido de la puerta golpeando contra la pared hizo que se volteara, su perseguidor le había seguido hasta ahí y no tenía forma de escapar. Éste alzó la pistola mientras le apuntaba y se acercó lentamente a él mientras le suplicaba clemencia. Se percató justo en el momento en que apretaba el gatillo de que su perseguidor era él mismo. 

Con el sonido del disparo se levantó empapado en sudor y exhalando un grito de horror que retumbó por toda la habitación. Miró a su alrededor y se sorprendió al verse en su propia habitación en mitad de la noche. Cogió aire y respiró profundamente intentando recordar que acababa de soñar."

Espero que os haya gustado y no os hayáis sentido estafados por tratarse de un sueño. He intentado "dar" pistas desde el inicio del relato para que podáis haceros una idea de que lo era. Las pistas las he dado basándome en sueños que he vivido personalmente o que escuchado decir varias veces, por lo que he supuesto que eran situaciones comunes. Lo dicho, espero no haberos hecho sentir estafados si es así... No era mi intención, jejeje.


¡Gracias por leerme!