miércoles, 24 de junio de 2015

Relatos: Nada fue bien

Entré a trabajar como cada día a las ocho de la mañana. Saludé a mis compañeros y me dirigí al despacho. Mi trabajo como director del banco me mantenía encerrado en él casi todo el tiempo, ya fuera con extensas conversaciones telefónicas o reunido con clientes distinguidos. La jornada transcurrió con normalidad hasta que a media mañana, mientras revisaba el correo, un hombre que ocultaba su rostro tras un casco de moto y vestía totalmente de negro irrumpió con violencia en la oficina. Nada más entrar, lanzó una gran mochila al suelo y sacó del interior una escopeta con la que apuntó a los pocos que habían allí.
—Everybody be cool, this is a robbery! —gritó en inglés para sorpresa de todos mientras inspeccionaba la oficina—. Any of you fucking pricks move, and I'll execute every motherfucking last one of ya!

Una mujer mayor que había en uno de los mostradores se desplomó del susto, y Carlos, uno de mis compañeros, corrió a socorrerla al ver que respiraba con dificultad. El atracador se acercó a él, y con la culata de la escopeta le golpeó en la sien derribándolo junto a la anciana mientras yo observaba perplejo la situación desde mi despacho. 

Una vez el pánico se había extendido por los presentes, se acercó a otro mostrador, colocó la mochila sobre él y disparó al techo provocando el sobresalto de unos y el grito de otros. El grito ahogado de mi compañera pareció irritar al atracador más que ningún otro, la cogió de la camisa y la alzó con fuerza por encima de la mesa, lazándola a sus pies.

—Give me the fucking money!

—Lo siento... No hablo inglés —sollozó al tiempo que se cubría con los brazos al ver que la encañonaba.

—Money! —espetó lanzándole la bolsa—. Bring me the money if you wanna live!

Desde mi posición, moviéndome con sigilo y sin delatarme, me acerqué al botón de la alarma que había bajo mi escritorio y lo presioné. Si todo iba bien, en diez minutos llegaría la policía y el atracador sería reducido. Pero de todo lo que pasó después, nada fue bien...



Nada fue bien: ¡Ponle nota!

1   2   3   4   5