miércoles, 9 de diciembre de 2015

Challenge Me!: Todo fue mal

(Continuación "Nada fue bien")

—What the fuck? —exclamó al mirar hacia mi despacho.

Agarró a Silvia por el cuello de la camisa y la arrastró hasta la puerta. Al verlos acercarse a mi posición me agaché instintivamente detrás del escritorio con la esperanza de que no me viera. 

La puerta estaba cerrada por lo que tuvo que abrirla dándole una patada, entró al despacho con la escopeta apuntando hacia mi dirección.

—Did you call the police? —gritó al tiempo que lanzaba a Silvia al suelo y la encañonaba—. You’re gonna die motherfucker.

—Wait, wait —exclamé saliendo de mi escondite con las manos en alto—. I will give you the money, do not shoot, please…

El atracador me apuntó y, sin mirar, pateó con fuerza la cara de mi compañera haciendo que perdiera el conocimiento.

—Move on! I wanna the money in that fucking bag, right now! —añadió señalándome la bolsa que había en el suelo.

Miré el reloj que colgaba de la pared en medio de mi despacho. Hacía escasos cinco minutos que había activado la alarma, por lo que respiré hondo y traté de tranquilizarme. Me acerqué hasta la bolsa y la recogí, Carlos y la anciana seguían en el suelo, un hombre de mediana edad nos miraba atónito con las manos sobre la cabeza.

—The bank vault is over here —le indiqué para que me siguiera.

El atracador observó la sala y reparó en el hombre que había en el suelo, se acercó a él y lo levantó con violencia. A partir de ese momento todo fue mal, lo rodeó con un brazo mientras le colocaba el cañón de la escopeta en la barbilla y me siguió hasta la cámara acorazada. 

—If you make something weird I kill him —me amenazó.
Asentí y caminamos hasta la parte de atrás, la cámara acorazada tenía una puerta cerrada con un código de seguridad que solo yo como director del banco conocía.

—I have to put the secret number —traté de explicarle—, then there will be an audible signal to confirm, okay?

—Do it!

Traté de ganar tiempo introduciendo lentamente el código, pero al parecer se impacientó y sin que me percatase de ello me golpeó con la culata en el rostro. Un fuerte dolor me recorrió toda la cabeza y comencé a notar el sabor a sangre corriendo por mi boca. Me llevé la mano al labio y noté un pinchazo.

—Hurry! —gritó dando un paso atrás.

El sonido que indicaba que el código había sido introducido correctamente sobresaltó al atracador que miró a ambos lados con nerviosismo. Esperó a que la puerta se abriera, pero ésta tardó unos segundos en hacerlo, demasiados al parecer.

El sonido del disparo retumbó por toda la sala, la sangre me salpicó y el cuerpo desfigurado del hombro se desplomó a mis pies. No pude evitar llevarme las manos a la boca, el estómago se me encogió y una arcada me subió por la garganta. La puerta se abrió mientras yo caía de rodillas y vomitaba llevándome las manos a la barriga.

—Where is the rest of the money? —preguntó al ver la cámara prácticamente vacía.

Cuando alcé la mirada hacia el interior me horroricé al ver que solo había un par de bolsas llenas de monedas sobre la diminuta mesa.

—We don’t have more money —dije mientras se acercaba a mí—. We are a small bank… 

El grito de ira del atracador me cogió por sorpresa, se abalanzó sobre mí y comenzó a golpearme en la cara. Veía como mi sangre le salpicaba el casco con cada golpe que me asestaba. El dolor cada vez era mayor y cuando pensé que el siguiente puñetazo sería el definitivo, paró. Intenté abrir un ojo y observé como el atracador miraba hacia la puerta del banco. Entonces fue cuando escuché como se aproximaba el sonido de unas sirenas.



Todo fue mal: ¡Ponle nota!

1   2   3   4   5