miércoles, 2 de diciembre de 2015

Taller: El lápiz mágico

Cuenta la leyenda que su poder es inmenso, que aquél que lo posea podrá viajar a cualquier época y lugar del mundo conocido y por conocer. 

Me hice con él siendo muy joven, pero no fui consciente de su gran poder hasta pasado mucho tiempo. Al principio creí que sería un objeto cualquiera que llegó a mi vida por accidente, pero poco a poco comencé a descubrir su incalculable valor. Su manufactura era sencilla y, pese a su diminuto tamaño, sentía la magia que emanaba de él cuando lo sostenía entre mis dedos. Inicialmente pensé que era único, mágico; pero descubrí que cuando su vida llegaba a su fin, otro asumía ese rol.

Cuando comencé a utilizarlo y a conocer sus virtudes, descubrí las maravillas que se podían ocultar en las selvas más remotas o en los más profundos océanos. Gracias a él tenía en la palma de mi mano la puerta a otros mundos. Navegué por mares que ningún pirata había surcado jamás, conocí a reinas y princesas que estaban encerradas en torres tan altas como montañas. Crucé mazmorras inexpugnables en las que vivían las criaturas más fabulosas y terroríficas que se podían imaginar.

Me horroricé al descubrirme en medio de una y mil batallas, donde la muerte campaba a sus anchas, y los muertos podían revivir a mi voluntad. Del mismo modo, descubrí planetas tan alejados del nuestro donde su tecnología era tan avanzada y desconocida por nosotros que dejarían a los científicos boquiabiertos. 

Me involucré en intrigas palaciegas llenas de amor y deseo, de ansia de poder y de traición, en las que a veces asumía el papel de leal a la corona y en otras era el traidor y revolucionario. Caminé por desiertos tan áridos y extensos que acabaron con mi vida, renací en futuros lejanos que aún están por llegar como un ente metálico que aspiraba destruir a la humanidad. 
Volé por los cielos hasta llegar al Olimpo de los dioses y festejar con ellos las maravillas de las que fui testigo. Muchos años han pasado ya desde que comencé a ser el creador de las leyendas que perdurarán hasta el fin de los días. Ha llegado el momento en que te entregue este lápiz mágico y tomes mi relevo, forjes tus nuevas aventuras y disfrutes con la escritura.

(Debía titularse "El lápiz mágico")


El lápiz mágico: ¡Ponle nota!

1   2   3   4   5